top of page

"Globo espía" revivió las tensiones en la relación entre China y EE.UU, asegura investigador de ASU


27 / 02 / 2023

  • Peter Bergen de ASU señala que China es un enemigo mucho más formidable que Rusia

  • El espionaje chino y el robo de propiedad intelectual estadunidense han tensado más la relación

El descubrimiento del globo espía chino sobre la Base de la Fuerza Aérea Malmstrom en Montana y su posterior derribo por parte del gobierno de los Estados Unidos puso en evidencia el espionaje que tiene China sobre Estados Unidos desde hace años y contribuyó a tensar aún más la relación entre ambos países.


La historia va más allá de lo ocurrido hace un mes, y China es un enemigo mucho mayor que Rusia, asegura Peter Bergen, profesor de la Arizona State University (ASU) y codirector del Center on the Future of War.


“La economía de Rusia es como del tamaño de Italia. Y China es la segunda economía más grande del mundo (detrás de EE. UU.). También tienen una visión del mundo en la que sienten que han sido humillados durante más de un siglo por Occidente. Quieren, por su propia cuenta, restaurar su posición como la especie de potencia líder mundial que tenían a mediados del siglo XIX. Los soviéticos tienen miles de armas nucleares, pero su economía está en picada. Creo que China es mucho más formidable”, explica Bergen.


El codirector del Center on the Future of War asegura que la historia del globo derribado en Estados Unidos solamente sirvió para poner en evidencia que el espionaje chino está ocurriendo y es un tema de seguridad nacional.


“Sabemos que durante el gobierno de Trump se acercaron al menos tres globos. Así que han existido por mucho tiempo. Creo que fue explotado, por así decirlo, en una historia quizás más grande de lo que merecía”, afirma.


Antes del globo, el gobierno estadunidense enfrentó el robo de datos de diseño del avión de combate F-35, que costaban miles de millones de dólares, así como la apropiación de 21 millones de registros de la Oficina de Administración de Personal, donde estaban los datos de miembros actuales o anteriores del gobierno.


“El espionaje de China y el robo de propiedad intelectual estadounidense es un gran problema. Si observa la estrategia de seguridad nacional de Trump, dirigida por el Teniente General (HR) McMaster, quien ahora tiene una afiliación con ASU ( McMaster es un Distinguished University Fellow de ASU), tienen muy clara la escala de robo de propiedad intelectual por parte de los chinos, que se lleva a cabo de muchas maneras diferentes”, explica Bergen.


Una de las formas de espionaje es a través de las empresas estadounidenses que operan en China y que, por mandato gubernamental, deben tener un socio chino. “Los socios chinos potencialmente robarán su propiedad intelectual. Esa es ciertamente un área de gran preocupación”, dice el académico.


Luego de estas situaciones, la relación entre ambas naciones se mantiene tensa. Por un lado, el gobierno de Joe Biden ha mantenido altos varios de los aranceles chinos y continúa con los ejercicios de libertad de navegación en el Mar de China Meridional, mientras que China sigue construyendo islas artificiales para reclamar la propiedad de toda la zona, un área importante para el intercambio comercial del mundo.


Ante el contexto de espionaje y las relaciones tensas, Bergen señaló que lo único que pueden hacer las empresas y los ciudadanos para combatir la vigilancia es contar con sistemas de seguridad en internet, como un proceso de doble autenticación.


El espionaje de la Oficina de Administración de Personal por parte de los chinos muestra que sabían que la oficina era un eslabón muy débil cuando se trataba de información importante, y eso no habría sido cierto en otras agencias gubernamentales. Pero no son solo los chinos son los que están haciendo esto, Corea del Norte y Rusia, hay un montón de rivales estadounidenses que están tratando de aprender lo que pueden”, puntualiza.


8 visualizaciones

Comments


Legislativo
Turismo
Las caricaturas
Cooperativismo
Opinión
Quiénes somos
bottom of page