top of page

AMLO ha perdido gran parte de su capital político y por eso echa toda su caballería para desaparecer


15 / 02 / 2023


Por GLORIA BRITO NÁJERA


En el país vivimos momentos de intensa tensión y sin saber qué va a pasar porque la propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador, con la cual pretende desaparecer las funciones primordiales del Instituto Nacional Electoral (INE), como la de dar constancia y respeto a cada uno de los votos ciudadanos emitidos en las urnas, van a desaparecer para dar origen, con su famoso Plan B electoral, a un nuevo organismo desde el cual el gobierno podrá manipular el voto de los ciudadanos y volver a los tiempos ya superados, cunado desde el poder político se manipulaban desvergonzadamente los resultados electorales en toda la república.


Veamos de qué manera hemos llegado o nos han llevado las acciones del presidente, de la máxima autoridad del país, al callejón sin salida con la desaparición del INE.


Con el afán de hacernos la mayor claridad posible sobre lo que significa la propuesta del presidente con su famoso Plan B, nada mejor, quizá, que poner ojo en los planteamientos dados a conocer públicamente por quienes mejor conocen las leyes electorales actuales, los directivos y técnicos del INE y que las han venido aplicando en elecciones.


Recordemos, los sufragios de 2018 cuando, por cierto, la mayoría de los ciudadanos que acudieron a votar lo hicieron a favor del actual presidente del país.


El Universal del 9 de febrero de este año nos entrega la siguiente nota un poco larga que me permito transcribir. “De avalarse Plan B, la elección de 2024 podría anularse, advierten técnicos del INE. Funcionarios y técnicos del INE expusieron ante la Junta de Coordinación Política (Jucopo, constituida por los coordinadores de los grupos y partidos políticos representados en el Senado de la República), que de avalarse e instrumentarse el llamado Plan B en materia electoral, la elección presidencial de 2024 puede ser anulada”.


Al presidente de la Jucopo, Ricardo Monreal (del partido Morena) le pareció que el encuentro, “Fue una reunión de conceptos, de preocupaciones de los técnicos del INE, sobre el futuro de las elecciones o de los procesos y organización de los mismos (y hasta ahí, el senador Ricardo Monreal no se comprometió a nada más, a pesar de la gravedad de la advertencia hecha por los representantes del INE, hasta ahora árbitro superior de las elecciones). A la reunión también asistieron los consejeros del Instituto Nacional Electoral, encabezados por su presidente Lorenzo Córdova”.


En la reunión con los integrantes de la Jucopo estuvieron los representantes de las áreas técnicas del INE, coordinados por Edmundo Jacobo, secretario ejecutivo del instituto, quienes detallaron a los senadores las repercusiones (negativas) de este Plan B. Por su parte, Lorenzo Córdova expuso al terminar el encuentro que quien hace las elecciones en México, son los miembros del Servicio Profesional Electoral, “esos que la iniciativa de reforma conocida como Plan B, plantea reducir en un 84.6 por ciento”.


¿Entonces -pregunto yo- quién hará las elecciones, si con la reforma presidencial de este cuerpo electoral responsable quedará únicamente el 15? Sólo contará con el cuatro por ciento de su personal. Lorenzo Córdova hizo hincapié del riesgo de que las elecciones puedan realizarse, sobre todo hizo una advertencia para que, “no se incurra en la organización electoral en causas de anulación, que sería realmente grave pues las elecciones se tienen que hacer para que no sean anuladas”.


“Y si hemos transmitido preocupación, pues bueno, lo que queremos es simple y sencillamente que se cobre conciencia de las eventuales implicaciones que puede tener una reforma electoral que, por decir lo menos, no fue procesada y discutida, o analizada mucho menos con los datos técnicos que pudiéramos haber podido proporcionar, si se hubiera abierto un espacio de interlocución respetuoso entre los órganos del Estado mexicano, en particular, con el INE que es el responsable de hacer elecciones en este país”, expuso.


“Hoy hemos expuesto la gravedad en términos operativos, el riesgo que hemos venido advirtiendo, el riesgo que se correría, si no sigue habiendo en este país elecciones ciertas y confiables. “El riesgo de que volvamos a épocas, que afortunadamente dejamos atrás, en donde la organización, la realización de elecciones era un problema y que hoy ya no es”.


He citado estos pasajes un poco largos de la información, porque me parece muy útil, pues, nos advierte lo que ocurrirá en el Senado de la República dominado por la mayoría morenista que debe decidir a la brevedad sobre el Plan B; seguro le dará el visto bueno a la reforma retrógrada enviada por el Jefe del Ejecutivo, exactamente lo mismo que antes hizo la Cámara de Diputados que la aprobó sin discutirla para nada, en obediencia ciega y abyecta al presidente López Obrador, a quien los legisladores morenistas reconocen que le deben la curul de la cual disfrutan. Así, casi sin despeinarse, traicionan al pueblo que les dio el voto.


Yo por mi parte, ante la catástrofe electoral que se nos avecina repito como muchos: Si lo que funciona sirve, ¿para qué cambiarlo?


De lo arriba dicho. La conclusión que sacamos los mexicanos interesados en el desarrollo pacífico de este país. Con respecto a los miembros del Servicio Profesional Electoral, a quienes el presidente López Obrador quiere echar a la calle, técnicos del INE que conocen bien cómo se hacen elecciones limpias, que por cierto vale decirlo, son conocimientos que ni de lejos tienen los diputados y senadores morenistas y mucho menos Andrés Manuel López Obrador, quienes llegaron plenamente improvisados al poder. Es que, los mexicanos no vamos a pelear entre nosotros por cuestiones electorales mientras el INE exista.


El siguiente paso de esta importantísima contienda entre el pueblo mexicano y el régimen de la 4T, se va a dirimir en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que debe anular por completo, el Plan B erigido en ley, por trastocar la Carta Magna de la Nación, y de esta enérgica manera echar abajo las pretensiones totalitarias del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador, si de veras todavía existe en México la división de poderes.

2 visualizaciones